Yogi Tea Felicidad 17 Bolsitas

Nuevo producto

Con demasiada frecuencia perdemos el contacto con nuestra alma. YOGI TEA® Felicidad levanta el ánimo y nos recuerda la serenidad que hay en lo más profundo de nosotros

Más detalles

Este producto ya no está disponible

3,70 €

Más

Con demasiada frecuencia perdemos el contacto con nuestra alma. YOGI TEA® Felicidad levanta el ánimo y nos recuerda la serenidad que hay en lo más profundo de nosotros. Con su combinación de la albahaca y los escaramujos con el hinojo, la canela y el fenogreco, esta infusión dulce sabe a un alegre día de verano, haciéndonos ver el sol que se esconde tras las nubes. La esencia de esta infusión es: “Todo está bien”.

INGREDIENTES ;

canela*, jengibre*, hinojo*, regaliz*, anís*, cardamomo*, cáscara de naranja*, lúpulo*, albahaca*, aceite esencial de naranja*, pimienta negra*, flores de lavanda*, fenogreco*, milenrama*, clavo*, aceite de canela*

Canela

La canela es una de las especias más caras del mundo y debe de haberse utilizado ya en China 3.000 años a. C. como especia y planta medicinal. La canela se obtiene de la corteza del árbol de la canela del sur de Asia, tiene un aromático sabor dulce y contiene numerosos taninos y beneficiosos aceites esenciales.

Jengibre

El jengibre se utiliza en el Lejano Oriente desde hace más de 3.000 años como especia y planta medicinal. Tiene un sabor entre picante y afrutado y contiene, además de distintas vitaminas, aceites esenciales y apreciados minerales.

Hinojo

El hinojo es una de las plantas medicinales más antiguas que se conocen en todo el mundo. Pertenece a la familia de las umbelíferas y es popular a escala internacional desde hace miles de años por su intenso aroma. El hinojo tiene un sabor entre especiado y dulce que recuerda ligeramente al anís.

Regaliz

El palo dulce, también conocido como regaliz, es conocido desde la antigüedad como planta medicinal y constituye una de las 50 hierbas básicas de la medicina tradicional china (MTC). Es unas 50 veces más dulce que el azúcar y tiene un sabor suavemente dulce y entre ácido y amargo. Gracias a sus apreciados nutrientes, el regaliz fue elegido como planta oficinal del año en 2012.

Anís

Esta planta anual, cuyo fruto de sabor dulce es venerado por el hombre desde hace miles de años, florece en Asia y el sudeste mediterráneo. Antiguamente se ofrendaba el anís a los dioses, y en la actualidad se encuentra en la cocina, los dulces navideños y como deliciosa especia en muchos tés de YOGI TEA®.

Cardamomo

El cardamomo es, desde hace miles de años, una de las especias más populares en todo el mundo asiático y árabe. Su delicado aroma entre picante y dulce propicia la aplicación del cardamomo en numerosos platos, desde curry picante hasta dulces navideños especiados. Gracias a sus aceites esenciales y otros nutrientes importantes, el cardamomo es además una de las plantas medicinales más antiguas del mundo.

Cáscara de naranja

De todos es sabido que la naranja está llena de componentes útiles. Pero lo que pocos saben es que la cáscara de naranja es aún más beneficiosa que la pulpa: más de 170 sustancias vegetales, más de 60 flavonoides diferentes, así como numerosos aceites esenciales hacen de ella una preciada fuente de nutrientes. Y, gracias a su aroma dulce y refrescante, también resulta sumamente deliciosa.

Lúpulo

En el año 2007, Humulus lupulus, el lúpulo, fue elegido por científicos como planta oficinal del año. Las espigas de la planta femenina son una fuente importante de aceites esenciales, proteínas y minerales. El sabor del lúpulo es ligeramente amargo y agridulce.

Albahaca

La «planta real», como denominaban los antiguos griegos a la albahaca, llegó al norte de Europa en el siglo XII. Posee un maravilloso aroma especiado que destaca de forma ideal tanto en la cocina mediterránea como en un té recién preparado.

Pimienta negra

La pimienta negra, conocida también como la «reina de las especias», es actualmente, junto con la sal, la especia más importante del mundo. Procede originariamente de la costa de Malabar en la India y tiene un intenso sabor especiado y a la vez con distintos grados de picante. La antigua medicina del Ayurveda recomienda la pimienta negra no solo como condimento, sino también, debido a sus apreciadas sustancias, como planta medicinal.

Lavanda

En torno al mar Mediterráneo, el seductor aroma de la lavanda está por todas partes. Esta planta medicinal perteneciente a la familia de las labiadas es autóctona de esta región, aunque debido a sus maravillosas flores ricas en nutrientes se cultiva también por todo el mundo. La lavanda tiene un sabor entre especiado y ácido y ligeramente amargo y contiene apreciados aceites esenciales.

Fenogreco

El fenogreco, de intenso aroma especiado, crece en Marruecos, India, China, África, Australia e incluso Alemania. También se denomina «cuerno de cabra» porque su forma recuerda a los cuernos de las cabras. Ya en el año 795 se ordenaba el cultivo de alholva en el reglamento sobre los dominios de Carlomagno. Se dice que el Profeta Mahoma afirmó: «Si mi gente supiera lo que hay en la alholva, la compraría y pagaría su peso en oro».

Milenrama

Debido a su contenido natural en sustancias como aceites esenciales, nitratos, inulina o sales de potasio, esta planta medicinal también se conoce en Austria como «hierba para el dolor de estómago». La milenrama se da bien en toda Europa y pertenece a la familia de las compuestas. Sus flores blancas en forma de sombrilla poseen un fresco aroma similar a la manzanilla.

Clavo

Los clavos son los botones del árbol del clavo y en nuestra latitud se conocen sobre todo como una especia en platos como el pan de especias o la col roja. Pertenecen a las mirtáceas y poseen un intenso aroma especiado, gracias al cual en la antigua China y en Egipto se pagaban incluso con oro.